CAMBIO DE ESTACIÓN – CAMBIO DE ARMARIO

Con el cambio de estación, llega el temido cambio de armario.  A todas nos da pereza y se nos hace cuesta arriba este momento. Pero ya es hora de poner y hacer limpia en nuestra ropa.

Parece tarea fácil, pero no lo es.  Tenemos la manía de comprarnos ropa sin saber con qué ponérnosla o con qué combinarla. Acabamos acumulando un montón de prendas que luego no usamos.

Ahora mismo seguro que tienes 80% de ropa de verano, y un 20% de entretiempo y alguna cosa nueva de invierno que ya te has comprado. Pero ha llegado el momento de hacerlo, no lo podemos alargar más.  Toca deshacernos de todo lo que no nos ponemos y guardar lo que sí.

Si eres de las que tiene un vestidor grande y espacio para toda la ropa, eres una afortunada. Pero aun así, seguro que guardas ropa de hace mucho tiempo.  Estos pasos también te ayudarán.

Muchas veces el desorden viene por falta de espacio.  Para ello os vamos a dar unos consejos para que este cambio de ropa nos resulte más fácil y práctico a la hora de vestirnos.

¡Toma nota!

  1. Lo primero de todo es vaciar el armariodel todo, y aprovechar ese momento para ir haciendo una primera clasificación de que ropa te quedas seguro y cual no. Haz un tercer montón con el que tengas dudas, para más tarde volver a él.
  2. Aprovecha para limpiarlo, cambiar los ambientadores y antipolillas. A mi me encantan los de olor a lavanda, pero hay mucha variedad en este aspecto.  Elige el que más se parezca a tu personalidad.
  3. Una vez que ya hemos hecho dos primeros pasos, volvemos a los tres montones de ropa iniciales que hicimos.
  • La ropa que nos quedamosseguro
  • La ropa que tiramos/donamos o regalamos
  • Y el montón ¡no sé que hacer!
  1. Que no te de pena deshacerte de alguna ropa. Es el mejor momento para retirar de tu armario todas esas prendas que ya no te pones.  Para decidir que hacer con este tercer montón, lo mejor es preguntarte:
  • ¿Te la has puesto en el último año? Si es un SI, guárdala; si es NO, pruébatela seguro que te hace salir de dudas.
  • ¿Te queda grande o pequeña? Pruébatela y mira con qué te la podrías poner de lo que tienes, te ayudará a decidirte. Si es NO, ya sabes que hacer con ella.
  • ¿Está rota, tiene bolas, desgastada o manchas que no salen? Esa, sin dudar, fuera.
  • ¿Te gusta mucho pero no sabes cómo combinarla? Aquí es más difícil, busca opciones con que conjuntarla. Pinterest es una gran fuente de inspiración.
  1. ¿Qué hacer con la ropa que no nos vamos a quedar? La que esté estropeada y rota llévala a reciclar.  La que esté bien pero has decido no quedártela, la puedes donar a asociaciones tipo Cáritas o llevarla a Zara que tienen un proyecto muy interesante con la ropa que ya no te pones.

Ahora llega el mejor momento, el más divertido, la ahora de colocar en el armario todo lo que nos quedamos.

  1. Para una buena organizacióndel armario, es importante clasificar la ropa por tipo (faldas, vestidos, camisas, etc), o clasificarla por tipo de uso (para ir a trabajar, para salir de fiesta, etc). E incluso también clasificarla por colores, será más fácil encontrar lo que buscas e estéticamente queda más bonito.
  2. También es importante ver que prendas tienen que ir colgadas y cuales dobladas. El criterio es el siguiente; cuantas más vayan colgadas mejor, como las telas que se arruguen mucho; las telas delicadas. Éstas, mejor ponerlas del revés o en fundas individuales.    Para facilitar que el orden perdure en el tiempo, es importante que todas las perchas sean iguales y estén colgadas todas en la misma dirección.  Sin embargo las prendas que se puedan deformar como los jerséis o que pesen mucho, deberían ir dobladas.  Puedes utilizar el método de Marie Kondo.
  3. Para organizar los zapatos, lo primero es seguir el mismo criterio que con la ropa. “Me lo quedo, no me lo quedo”.  Una vez hecha esta criba, clasifícalos por tipo de zapato (con tacón, sandalias, botas …) también puedes ordenarlos por los que te más pongas y los que menos.
  4. Llegamos a los bolsos.La mejor manera de tenerlos es expuestos en una estantería.  Rellénalos con papel de seda o con las mismas bolsas que te dan en muchas tiendas para guardarlos, así evitarás que se deformen.  Clasifícalos por colores y tamaños; los de vestir por otro lado.
  5. Los accesorios y complementos podemos tenerlos a la vista. Lo mejor es guardarlos en joyeros, en organizadores. Utiliza los cajón con separadores para los calcetines, cinturones, etc.
  6. Ahora pasamos a guardar la ropa de fuera de temporada.Lo mejor es usar cajas o bolsas de plástico o tela.  Puedes encontrar en el mercado una gran variedad donde elegir.

Antes de guardar la ropa, clasifícala por tipo e identifica lo que hayas elegido para guardarla, con una etiqueta, para que, a la hora de buscar algo determinado, te sea más fácil localizarlo.  Por ejemplo: (pantalones y faldas; camisas y camisetas …)

  1. No olvides proteger tus prendas guardadas también con antipolillas y ambientadores, no queremos sorpresas cuando vayamos a sacarla.

Ya tienes todo en su sitio, te has librado de esas prendas que hacía tiempo que no te ponías, pues “ahora si”, ya puedes ir de compras.

¡BIENVENIDO OTOÑO!

Fotos by Pinterest

 

2018-10-11T10:37:33+00:00 octubre 11th, 2018|LifeStyle|0 Comments

Leave A Comment