EL APERITIVO: CUÁNDO Y CÓMO

Si vas a dar un almuerzo o cena en casa, es fundamental poner un pequeño tentempié antes de sentarse a la mesa.

El aperitivo cumple su función dentro de las normas de protocolo.  Es la manera que permite que los invitados vayan llegando gradualmente. Además es el momento perfecto para realizar las presentaciones y se conozcan entre ellos.  Al ser un acto distendido, donde se come y se bebe, es más fácil establecer conversación.

Muchas veces dudamos qué poner de aperitivo, dónde colocarlo, cómo servirlo.  Vamos a intentar aclararos esas dudas.

El aperitivo es la comida ligera que tomamos antes de la comida principal del mediodía o antes de la cena.  Para ello debemos calcular de 30 a 45 minutos máximo.  El lugar idóneo para servir un aperitivo es un salón cercano al lugar donde vaya a ser la comida principal.

Según vayan llegando los invitados ofreceremos algo de beber.  Las bebidas a servir han de ser variadas. Las más apropiadas son zumos, refrescos y bebidas alcohólicas, mejor de baja graduación, como la cerveza, el vino (tinto o blanco) y jerez seco, etc.  Ahora que están tan de moda los cóctel, puedes ofrecer uno de bienvenida.

Lo ideal es colocar las bebidas en una mesa auxiliar.  Si los invitados son de compromiso, las bebidas debe servirlas alguien de servicio o profesionales. Y si tienes hijos puedes contratarlos como camareros, es una opción más económica y siempre les gusta llevarse una propina.  Si tienes confianza con los invitados, puede ser la propia anfitriona quien las sirva.

El aperitivo se empieza a servir cuando han llegado un número de invitados considerable, al menos un tercio de los invitados.

Para el aperitivo aprovecha para elegir alimentos más originales y de buena calidad.  Intenta siempre que se complementen con la comida. Por ejemplo, si no has puesto pescado en la comida, es el momento de hacerlo.  Pon siempre servilletas de tamaño cóctel, preferiblemente de tela.

En un aperitivo tienen que servirse alimentos ligeros y en un formato pequeño para tomar de un solo bocado.  Se recomienda como máximo 4 ó 5 variedades de tipo ‘picoteo’, de los cuales 2 ó 3 clásicos, preferiblemente que no requieran preparación, como un buen jamón, un buen queso o encurtidos.  Estos pueden estar en la mesa donde se tome el aperitivo, cuando lleguen los invitados.

Los otros 2 pueden ser de cocina, uno frío y otro caliente, o 2 calientes.  Reserva éstos para cuando estén todos los invitados.

¡Pasamos ya a comer!

2018-10-11T10:55:30+00:00 mayo 24th, 2018|LifeStyle|0 Comments

Leave A Comment