UN EVENTO PERFECTO

Un evento perfecto es aquel que siempre perdura en la memoria de los asistentes.  Para ello, debemos dedicarle el tiempo que se merece y poner toda la pasión en ello.

Para organizar un evento con éxito hay que tener clara la naturaleza del mismo y fijar un objetivo principal: “hacer vibrar a los invitados utilizando los cinco sentidos”.   No basta con proporcionar un espacio físico, una gastronomía, una iluminación, un olor ambiental o la música, hay que hacer que todo forme un conjunto armónico y con un fin.

Para ello hay que elaborar un plan detallado, en el que tener en cuenta una serie de aspectos que nos ayuden a lograr ese fin buscado, como: el mensaje a transmitir, la decoración, las necesidades, el timing, etc, así como un presupuesto detallado para no sobrepasarlo.

La clave del éxito está en transmitir tu historia, que esté claro cuál es el motivo de tu celebración.  Pero, además de contar tu historia, también debes transmitir tu experiencia.

Busca una conexión entre el concepto creado para el evento y los asistentes.  Hacerles participar es una buena manera, hará que se sientan protagonistas del evento, generándoles sensaciones agradables.

La decoración es un elemento crucial para lograr que el evento sea recordado.  Todos los pequeños detalles darán notoriedad a tu celebración.

La imaginación no tiene límites.  Piensa de forma diferente, ten un plan creativo que te ayude a alcanzar con éxito cualquier idea, por descabellada que parezca.

Tener miles de ideas es bueno, pero todo debe conectar.  Para conseguir que esas ideas estén en consonancia, deben seguir un estilo y deben que estar ordenadas.

La gastronomía es un elemento diferenciador para que un evento sea un éxito.  Debe ser un servicio cuidado, un montaje atractivo con presentaciones nuevas.   Huye de lo clásico de toda la vida, arriesga con algo diferente o apuesta por un catering innovador.  Estos y otros muchos son los ingredientes que dan distinción y logran que el evento sorprenda.

Debes actuar como gran anfitrión que eres.   Toma las decisiones necesarias para ofrecer a tus invitados la mejor versión de ti, hazles sentir cómodos, pero sin perder de vista el objetivo del evento.   Si transmites seguridad y confianza tienes buena parte del éxito asegurado.

Pero sobre todo, un evento perfecto debe fundamentarse en la elegancia, distinción y exclusividad.  Recordemos nuestra frase inspiradora de este mes:

La elegancia no es destacar, es ser recordado.  (Giorgio Armani)

2018-10-11T11:00:45+00:00 abril 19th, 2018|Eventos|0 Comments

Leave A Comment