LOS NUEVOS CENTROS DE MESA

Cuando queremos decorar nuestra mesa, enseguida pensamos de centros de flores. Pero, ¿por qué limitarnos a decorar nuestra mesa de una forma tan poco original?

Lo más sencillo es coger un jarrón de cristal y poner las flores de temporada.  También es tendencia elegir otros materiales como loza o metal, u otro tipo de recipientes como cajas de madera, cestas de mimbre, etc. Pero no nos salimos de lo normal y esperado.

Otra alternativa muy común para decorar son las velas.  La forma más tradicional son candelabros con velas altas.  Hoy en día también se están combinado las flores con velas en vasitos, pero sigue siendo más de lo mismo.

Por este motivo, el post de hoy va dedicado a los centros de mesas, buscando alternativas diferentes y originales.

Hoy enseñaremos como elementos decorativos que tenéis en vuestras casas, pueden convertirse en bonitos centros de mesa.  O como materiales que nada tienen que ver con la decoración, pueden transformarse en originales recipientes de flores.  En resumen, os mostraremos una manera muy distinta de completar una atractiva puesta en escena, ya sea para tu mesa de comedor así como para formar atractivos bodegones.

A la hora de elegir esos complementos decorativos, hay que tener en cuenta el resto de los elementos que conformen nuestra mesa, para que siempre estén en concordancia.

Una opción es utilizar esa colección de figuras de marfil o de ébano, o simplemente los recuerdos que traes de los viajes.  Es una forma muy sencilla de dar a esa colección un protagonismo especial.

Para los eventos de noche las velas son un complemento ideal.  Combinan a la perfección con elementos de espejo, ampliando así su efecto lumínico.  Si adicionalmente, por ejemplo, para vestir esta mesa elegimos un mantel plateado y la añadimos unos vinilos, la convertiremos en el centro de todas las miradas.

Seguro que tienes piezas de vajillas sueltas, que no quieres tirar y no sabes que hacer con ellas.  En este ejemplo, te enseñamos una manera de darles una segunda oportunidad y formar con ellas un bonito bodegón.  Se pueden adaptar a cualquier época del año, añadiendo simplemente cualquier elemento correspondiente a la estación en la que estás.

¿Y por qué no salimos a la calle en busca de esas piezas que nos ayuden a crear esos centros de mesas que sorprendan a nuestros invitados?

En este caso utilizamos como recipientes unos pavés de distintos tamaños para hacer unos centros de flores muy diferentes.  Atamos unas cintas de rafia combinando con la vajilla y colocamos por ambos lados unas ramitas de eucalipto y acebo, de tal manera que ambas partes sean iguales.  Solo hay que disponerlos a lo largo de la mesa a modo de pared, intercalando los pavés cuadrados con los rectangulares.

Estos son sólo unos ejemplos de cosas a las que podemos darle otros usos.  Pero hay otros muchos elementos que podemos utilizar como: libros antiguos, colecciones de globos terráqueos, pequeños instrumentos musicales o incluso, por qué no, ramas o ladrillos.

Observa con detenimiento tu casa y tu entorno y busca esa pieza/as que se ajustan a para vestir tu mesa.

¡Échale imaginación!

2018-10-11T11:01:20+00:00 abril 12th, 2018|Eventos|0 Comments

Leave A Comment