SABER ESTAR

He elegido este tema para el blog de este jueves, porque no hay día que no me sorprendan ciertos comportamientos de los seres humanos.

“Saber estar” es una frase que mi madre repetía continuamente y que, por corta que sea la misma, tiene mucha miga, de ahí el título de este blog de hoy. El saber estar engloba muchos comportamientos y todos ellos de la misma importancia.

Cuando en el contexto social se habla de etiqueta, se está haciendo referencia a aquellas reglas de buen comportamiento y elegancia que se deben cumplir en determinados eventos y encuentros sociales, los cuales demandan la formalidad que los caracteriza, entre ellos: corrección al vestir, en la mesa siguiendo el protocolo, evitar comentarios y gestos inadecuados, expresiones groseras, etc. Si bien, hoy en día, se asocia la expresión “etiqueta” exclusivamente a la manera en que se debe vestir.

El protocoloes el comportamiento social de acuerdo con las normas convencionales dentro de una sociedad, la clase social o grupo.  Es un conjunto de reglas de cortesía y formalidad que rigen los actos públicos y privados, que se siguen en las relaciones sociales y que han sido establecidas por costumbre.

El buen uso de la etiqueta y protocolo en cada en los eventos habla mucho de uno mismo y constituye el SABER ESTAR.  Los buenos modales de cada persona, un comportamiento exquisito tanto en el ambiente personal como social o laboral, son la tarjeta de presentación.

Todo acto debe regirse por unas reglas básicas de protocolo para eventos.  Ya sean de carácter privado o público, nacional o internacional, existe un código reglamentario que sirve para marcar cualquier tipo de acto (social, cultural, corporativo, deportivo, …).

En este sentido hay que tener en cuenta que cualquier evento se divide en tres fases: la organización, el evento en sí y el post-evento. Cada una de estas partes tendrá sus propias características y sus reglas de etiqueta, que desarrollaremos en otro post.

Por todo esto, cuándo se tiene un papel relevante en una sociedad, el protocolo se convierte en “el padre nuestro de cada día”.  Dicho de otra manera, respeta y serás respetado.

El papel del anfitrión es fundamental, porque será el centro de atención, pero también el de los invitados, cuyo comportamiento tiene que ser tan exquisito como el de su anfitrión.

Los saludos cordiales no se obvian, ni se niegan a nadie. No hay que limitarse a saludar a las personas que se conocen; deben extenderse a los demás y no se debe ser descortés dejando de saludar a los que no se conocen.  El respeto a las personas mayores es un signo de distinción que lamentablemente se está perdiendo.

Dejar que las conversaciones fluyan y esperar el momento más adecuado para dar tu opinión, es clave para saber estar.  Esperar siempre será la opción más acertada y educada.Hay quesaber escuchar.

Se debe ser considerado y nunca incurrir en hacer comentarios irrespetuosos que ofendan a los demás.  Mantener una postura siempre con respeto y discreción.  Evitar aquellos gestos, tonos y palabras que estén fuera de lugar, de lo contrario pensarán que se es una persona maleducada.

Para cualquier evento te convocan con un margen de llegada, es lo que se llama la puntualidad,no hacerlo en ese intervalo de tiempo, dejará claro que eres una persona maleducada y que no valoras del tiempo de los demás.

Dar gracias y despedirse del anfitrión/es hablará muy bien de ti y de tu buena educación. Halagar el evento y valorar la dedicación al mismo es siempre una buena manera de despedirse.

“Guarda el orden y el orden te guardará a ti” (San Agustín)

2018-10-11T11:01:50+00:00 abril 5th, 2018|LifeStyle|2 Comments

2 Comments

  1. Esperanza una jodiosherrante 27 abril, 2018 at 12:03 am - Reply

    Me ha chiflado tu pagina enhorabuena . Te deseo el mayor de los éxitos . Eres una currante 😘💕✨

    • admin 14 abril, 2020 at 8:07 pm - Reply

      Muchas gracias Esperanza

Leave A Comment